Descubre la historia y el paradero del paño de la Verónica original

La imagen de esta persona, conservada a lo largo de los años gracias a la herencia de la fe cristiana, se asocia con una de las reliquias más significativas de esta religión.

El análisis del velo realizado por el Papa Benedicto

En el año 2006, el Papa Benedicto XVI se aventuró a un monasterio ubicado en las montañas de Manoppello, Italia, con el fin de investigar y considerar los reclamos realizados sobre una reliquia sagrada. Esta misteriosa pieza ha sido objeto de debate y controversia durante siglos.

paño de la verónica original

Los últimos reclamos han surgido en la pequeña ciudad de Madisonville, Tennessee, donde una copia de la pintura de la reliquia, que se creía perdida desde hace 150 años, fue robada de una casa móvil y posteriormente llevada a la iglesia St. Joseph the Worker. La historia detrás de este suceso, el velo en sí mismo y las obras de arte relacionadas que se han creado, han sido ampliamente estudiadas y documentadas por numerosos académicos y fuentes de archivo.

El velo de la Verónica ha sido objeto de escrutinio y análisis por parte de investigadores y expertos durante años, y sigue siendo un tema intrigante y misterioso dentro de la religión católica.

Los misteriosos atributos del Santo Velo de Manoppello

Rasgos Notables de la Pieza Encontrada por el Papa en Manoppello

La pieza examinada por el Papa en Manoppello ha sido objeto de gran interés y controversia debido a sus características insólitas. Existen creencias de que podría tratarse de la reliquia robada de la Basílica Vaticana en 1608.

¿Quieres saber la Historia y Cualidades del Velo de la Verónica que se conserva en Manoppello?

Lo que más llama la atención es la imagen del velo, que se muestra idéntica en ambos lados de la tela. Esta característica ha sido considerada imposible de lograr con los medios antiguos disponibles en la época. Según el vaticanista alemán Paul Badde, la imagen no fue pintada, sino que se creó de forma misteriosa en una tela muy rara llamada 'byssus'.

El profesor Donato Vittore de la Universidad de Bari realizó un estudio detallado de la pieza mediante luz ultravioleta. Encontró manchas de una sustancia marrón rojiza que no correspondían a pintura y que podrían ser rastros de una sustancia desconocida. Algunos especulan que podría tratarse de gotas de sangre causadas por la corona de espinas de Cristo.

Otro punto de interés es la comparación de la pieza con la famosa Sábana Santa de Turín, considerada por millones como la verdadera tela funeraria utilizada para envolver el cuerpo de Cristo. Algunos expertos han encontrado similitudes en la forma del rostro entre ambas telas, lo que aumenta aún más el misterio en torno a la pieza encontrada en Manoppello.

La Posible Relación entre el Velo de Manoppello y la Sábana Santa de Turín

Se ha llevado a cabo una superposición del Velo de Manoppello sobre un negativo de la Sábana Santa de Turín, mostrando una sorprendente similitud en la forma del rostro. Esta imagen fue expuesta en la Mesa de la Exposición Penuel en Manoppello, Italia, y ha generado aún más debate sobre la posible relación entre ambas telas.

Aunque sigue siendo un misterio el origen y la forma en que se creó la imagen en el velo de Manoppello, su existencia continúa fascinando a millones de personas alrededor del mundo. ¿Será una verdadera reliquia de la época de Cristo o simplemente una mera coincidencia con la Sábana Santa de Turín? La verdad sigue siendo un enigma y solo el tiempo podrá revelarla.

EL ROSTRO DE CRISTO EN UNA TELA 😱 ¿ES EL VERDADERO VELO DE LA VERÓNICA?

Descifrando el origen Fue real o mera leyenda la llegada del velo a Roma

Existe un enigma alrededor de la escena del Via Crucis, ya que no se menciona en ninguno de los cuatro evangelios. Sin embargo, la tradición cuenta una historia antigua que narra cómo el emperador romano Tiberio fue afectado por una grave enfermedad.

Enterado de que en la lejana Palestina había un sanador llamado Jesús, Tiberio ordenó a su mensajero Volusiano que lo buscara en Jerusalén. Lamentablemente, cuando Volusiano llegó a Palestina, ya era demasiado tarde, ¡Jesús había sido crucificado!

Sabiendo que debía llevar alguna reliquia del maestro a Tiberio, Volusiano emprendió la búsqueda de los seguidores de Jesús. Finalmente, encontró a una mujer llamada Verónica, quien confesó haber conocido a Jesús e incluso le relató una historia sorprendente.

Debido a que temía la ira de Tiberio, Volusiano le pidió a Verónica que le entregara algún recuerdo de Jesús. Ella accedió y le brindó un retrato del maestro. Con esta reliquia en mano, Volusiano regresó a Roma, donde Tiberio, al ver la sagrada tela, sanó instantáneamente.

Desde entonces, este famoso objeto quedó en posesión de Roma, como testimonio de la milagrosa sanación del emperador Tiberio.

Dónde se esconde el misterioso velo de la Verónica en otras leyendas

La tradición anterior a Volusiano cuenta que el velo llegó a Roma durante el mandato del emperador Tiberio, según lo revela una inscripción que aún se conserva en los restos de un cofre de madera en el Panteón. En ella se menciona que la misma Verónica lo trajo desde Palestina: "In ista capsa fuit portatum Sudarium passionis Domini Nostri Jesu Christi Hierosolymis Tiberio Augusto" (En esta caja fue traído de Jerusalén, para Tiberio Augusto, el Sudario de la pasión de Nuestro Señor Jesucristo).

El Velo de Manopello o velo de la Verónica

Cuando se erigió la nueva basílica de San Pedro, Urbano VIII ordenó trasladar la reliquia de la Verónica a una de las cuatro capillas ubicadas en los pilares que sostienen la cúpula, donde se resguardan las reliquias más valiosas.

En el pilar se encuentra una estatua con la siguiente inscripción: "Urbano VIII Pontífice Máximo añadió una estatua de mármol y un altar, edificó y adornó una capilla para que la majestad del lugar custodie adecuadamente la imagen del Salvador impresa en el sudario de la Verónica".

Rostro Sagrado o Velo de la Santa Imagen

La representación de Verónica por Francisco de Zurbarán

El renombrado pintor Francisco de Zurbarán es reconocido como uno de los máximos exponentes de la mística hispana, razón por la cual ha creado numerosas versiones del tema de Verónica en su obra. Su habilidad y maestría en el tratamiento y la disposición de esta temática es indudable.

De acuerdo al Evangelio apócrifo de Nicodemo, durante el camino de Cristo hacia el Calvario, una mujer enjugó su rostro ensangrentado con un paño, dejando impresa su "verdadera imagen" (conocida como "Vera Icona" en latín). Esta historia ha inspirado su representación artística, a menudo reducida a una simple imagen de la Santa Faz. En esta obra en particular, el rostro dolorido de Cristo es apenas sugerido por suaves pinceladas de ocre y carmín, enmarcado por el paño. En la parte inferior izquierda del lienzo, se puede apreciar una cartela ficticia, ligeramente desgastada.

Dimensiones: Marco: Altura = 137,5 cm, Anchura = 116 cm, Profundidad = 16,5 cm. Soporte: Altura = 105 cm, Anchura = 83,5 cm.

Quién es Verónica

El Velo y el Milagro de la Curación

Aunque la Biblia no menciona específicamente el incidente del velo, en los Hechos de Pilato (conocido también como el Evangelio de Nicodemo, una obra apócrifa), se hace una comparación con una mujer que aparece en los evangelios del Nuevo Testamento. Esta mujer tuvo la fortuna de tocar la túnica de Jesús y curarse instantáneamente de una enfermedad hemorrágica (Marcos 5: 24-34, Mateo 9: 18-26, Lucas 8: 40-56). Los Hechos de Pilato son ampliamente considerados como los registros escritos por el gobernador romano de Judea, Poncio Pilato, quien ordenó la crucifixión de Cristo.



También ha despertado curiosidad el nombre de Verónica. Del latín, "Vera", que significa "verdadero" o "claro", y "Icona" (o en griego, "Eikon"), que significa "imagen", surge el nombre "Verónica" o "Imagen verdadera". Sin embargo, este nombre se le ha dado tanto a la mujer que enjuga el rostro de Cristo como a la mujer que sanó al tocar su túnica en la historia cristiana primitiva. Esta mujer también es conocida como "Berenice", que significa "llevando la victoria" en su versión griega.



Se cree que los Hechos de Pilato fueron la primera vez en mencionar a Verónica. En el Capítulo VII se relata cómo una mujer llamada Bernice (Verónica en latín) gritó desde lejos: "Tuve un flujo de sangre y toqué el borde de su manto y mi sangre dejó de fluir. Este dolor estuve padeciendo durante doce años". A pesar de que algunos creyeron que ambas historias podrían referirse a la misma mujer, no se menciona su nombre ni se habla sobre el hecho de que ella secó el rostro de Jesús.

Renovada vestimenta y nueva figura en cada procesión de los Afligidos

¡Cambio anual de la imagen de la Mujer Verónica en la cofradía de Afligidos! Una costumbre emblemática de la hermandad de San Lorenzo, que delega en distintos artistas esta ardua tarea para cada Semana Santa. ¡Una tradición que siempre se basa en el sufrido rostro de Jesús! Este año, Estanislao Mompó ha sido el elegido para crear el paño en acrílico.

En la edición anterior, Aníbal Bermúdez tuvo el honor de recibir el encargo. Una tarea que se ha vuelto una costumbre no solo en la ciudad gaditana, sino también en otras cofradías, como el Valle de Sevilla. Además, la cofradía recibe con alegría cada paño que llega a sus manos...

Mujeres peruanas subversivas velos como símbolos rebelión

Ancient Origins: Un viaje hacia nuestros orígenes

Nuestra misión es desentrañar la esencia de lo que nos hace humanos: nuestros orígenes. Aunque algunos puedan creer que poseemos conocimientos exhaustivos sobre el tema, nosotros creemos que aún persisten incógnitas y secretos por revelar.



Nos impulsamos por una comunidad abierta, comprometida dedicada al estudio, comprensión y explicación de los orígenes de la vida en nuestro planeta Tierra. Organizamos, respaldamos y financiamos todos aquellos esfuerzos a favor de este objetivo.

Artículos relacionados

Deja un comentario